Aportes de energía: nutriendo cada aspecto de nuestra vida

Aportes de energía

Los aportes de energía y su importancia vital

Hoy queremos hablarte de los aportes de energía, ya que muchas veces nos centramos en lo que nos desvitaliza y nos enferma, y dejamos de prestarle la debida atención a lo que de verdad nos nutre. 

Hablamos de nutrirnos en el sentido más amplio de la palabra. Nos referimos a nutrir el organismo pero también a nutrir el alma, los pensamientos, los sentimientos y nuestro espíritu. 

Nos hemos dado cuenta que identificar aquello que nos nutre e incluirlo en nuestro día a día a veces no resulta tarea sencilla.

Los aportes de energía son necesarios e imprescindibles en nuestra rutina. Sobre todo cuando vivimos alejados de nuestra esencia.

Imagina que cada día te levantas temprano y te vas a trabajar. Pero ese no es el trabajo de tus sueños. Luego de una larga jornada, por fin acabas y te vas a casa. Llegas, te pones a recoger y cuando te quieres dar cuenta, cae la noche nuevamente, cenas algo y te vas a la cama. 

Hay otros días en que al salir de trabajar quedas con un amigo y la tarde se pasa volando, cuando te quieres dar cuenta, es de noche y precisas irte a descansar. 

Las situaciones que podríamos mencionar son infinitas, y habrá días en los que sientas que “ha valido la pena” y otros en los que el estrés de las situaciones que vivas te sobrepasen.

Vivir diariamente en situaciones que nos desvitalizan, termina enfermándonos.

Es como tomar una pequeña dosis diaria de una sustancia que nos daña cuando la tomamos en cantidades mayores. El daño es imperceptible al principio, pero termina mermando nuestra salud global. 

Por ello, es necesario prestar atención a los diferentes aspectos de nuestra vida si queremos identificar cuál es el alimento que nutre cada parte de nosotros.

Aportes de energía

El cuerpo nos habla en forma de síntoma

Aportes de energía:

Fugas de energía:

Cuando las fugas son mayores que los aportes, el cuerpo nos habla en forma de síntoma. 

El síntoma es un llamado de atención del organismo para que tomemos consciencia de que algo no va del todo bien y pasemos a la acción.

Enfermamos cuando nuestras fugas de energía sobrepasan nuestros aportes, y entonces la energía vital de la que disponemos, se ve obligada a generar compensaciones para preservar la vida.

Si queremos estar sanos, es preciso tomar acción en nuestra vida. Y el aporte de energía vital es clave. 

Por eso, una alimentación antiinflamatoria y energética proporciona de una manera muy tangible la base para poder nutrir los demás aspectos de nuestra vida. 

Al liberar la carga digestiva, la energía queda disponible para otros asuntos vitales, como integrar en nuestra vida esos aportes de energía. 

Descubrir cuáles son tus aportes de energía y cuáles son esas fugas que tanto te desgastan (a veces a un nivel imperceptible) es nuestro trabajo. 

Que aprendas a gestionar esas fugas y a buscar e incorporar tus aportes de energía son las herramientas con las que vas a contar al terminar la terapia y te van a permitir una gestión óptima de la salud en tu día a día. 

Te ayudamos a ayudarte. Allí donde estés

Fotos: Nicolas Ladino Silva, Tucker Good, en Unsplash

SI ESTE ARTICULO TE PARECE INTERESANTE TE AGRADECEMOS QUE COMPARTAS

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest

La salud tiene un orden. Descubre el camino correcto para potenciarla.

Método propio
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad