La microbiota, esa pequeña vida que habita en nosotros

Microbiota

¿Qué es la microbiota?

La microbiota, es ese pequeño (gran) ecosistema compuesto de millones de microorganismos  -virus, bacterias, hongos, levaduras, arqueas, protozoos- .

Habitan en nuestra piel y en las cavidades del cuerpo que tienen contacto con el exterior, como la vagina, los pulmones, la boca o el aparato digestivo.

Tenemos más bacterias y virus en el cuerpo que células humanas. En condiciones normales, esta convivencia transcurre en simbiosis y equilibrio. 

Se compone de una población estable, que es aquella que coloniza una zona de forma permanente, y otra variable, compuesta por los microorganismos que están de paso.  

La población estable nos aporta la capacidad de adaptación a los cambios, colaborando y aumentando la eficacia de nuestros procesos fisiológicos.  

Como ejemplo, podemos mencionar que una sola bacteria colabora en la digestión de los glúcidos aportando 260 genes que posee dedicados a esa función.

Nosotros, por el contrario, poseemos  solamente 20 genes especializados en ello.

Entre las funciones principales que desempeña, podemos mencionar:

Coexistimos en un equilibrio perfecto con billones de microbios

Si el equilibrio de nuestra microbiota se altera, la homeostasis del organismo también, y esto se podrá ver reflejado en prácticamente todas nuestras conductas. 

Nuestras elecciones a la hora de alimentarnos se verán directamente influidas por este estado de desequilibrio.

Además, se inflamará e irritará nuestro intestino, ocasionando molestias que pueden ir desde hinchazón o reflujo a síndrome de intestino permeable o disbiosis, en los casos más graves.

Esto se entiende muy bien, por ejemplo, al hablar de las cándidas.

Las cándidas son levaduras que habitan en nosotros en condiciones normales y en una relación simbiótica. 

Pero si su concentración se descontrola y se produce un sobrecrecimiento de estas levaduras, entonces mutarán a hongos, originando en nuestro organismo la tan temida candidiasis.

Se generarán así, entre otros muchos síntomas, una mayor apetencia por los dulces, las harinas y las grasas, que son sus alimentos preferidos.

Si sientes que tus ganas de comer productos como pizza, bollería, patatas fritas, pan, pasta, dulces, galletas, etc. son tan grandes que a veces incluso se vuelven incontrolables, quizás sea el momento de pensar en cómo reequilibrar tu microbiota para recuperar así tu salud y bienestar. 

Para recuperar nuestra salud, resulta esencial devolver el equilibrio a nuestra microbiota.

Microbiota

La solución del CISE para equilibrar la microbiota

Una microbiota eubiótica es vital para desarrollar nuestra capacidad de adaptación al cambio y gozar de salud en todos los niveles (físico, mental, emocional).

El acúmulo de toxemia en el organismo provoca que la microbiota se altere y nuestras células, órganos y tejidos se deterioren. 

Resulta imprescindible entonces eliminar primero esa toxemia acumulada para permitir así que el organismo recobre su homeostasis, y que la microbiota recupere su equilibrio.

Por eso, en nuestro programa CISE le damos una importancia vital a las etapas de la salud: es preciso comenzar por el origen del problema. 

Así como no podemos construir una casa comenzando por el tejado, tampoco podríamos abordar cualquier desequilibrio de salud si no identificamos su causa.

Darle un descanso digestivo al cuerpo, permitiendo que los procesos de eliminación y regeneración se pongan en marcha es el primer paso para restaurar la salud. 

Al comenzar depurando el organismo, podremos abordar cualquier desequilibrio en la microbiota desde el origen.

Desde el programa CISE te guiamos para que integres las herramientas que permitan potenciar tu calidad de vida y mantener tu microbiota eubiótica.

Mantén una microbiota eubiótica y aleja de tu vida la aparición de patologías como candidiasis, intestino permeable, síndrome de intestino irritable, SIBO, etc.

 Estas herramientas son principalmente:

Con todo lo dicho, podemos concluir que restaurar el equilibrio de la microbiota influirá muy positivamente en tu salud global. 

En próximos artículos te hablaremos también sobre la relación de la microbiota con nuestros pensamientos, sentimientos y elecciones. 

Contáctanos sin compromiso y te contaremos más. En Hygemon te ayudamos a ayudarte. Allí donde estés.

SI ESTE ARTICULO TE PARECE INTERESANTE TE AGRADECEMOS QUE COMPARTAS

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest

La salud tiene un orden. Descubre el camino correcto para potenciarla.

Método propio
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad