La toxemia y sus consecuencias en nuestro estado de salud – I

Toxemia

¿Qué entendemos por toxemia?

En este nuevo artículo sobre la toxemia queremos profundizar un poco más. Tanto es así, que lo haremos en dos partes, para que la lectura sea amena. 

Si buscamos en el diccionario que significa, podemos ver que la RAE la define como “f. Med. Presencia de toxinas en la sangre”.

Esta presencia de toxinas puede deberse a tóxicos con un origen endógeno o exógeno.

Para ilustrar la importancia que tiene este estado de toxemia en nuestro organismo, queremos citar aquí a John H. Tilden, médico estadounidense dedicado a la medicina alternativa: 

“La enfermedad es la salud deteriorada. Cualquier influencia que disminuya la energía nerviosa se convierte en productora de enfermedad.

El cáncer, la tuberculosis, la enfermedad de Bright y todas las enfermedades crónicas fueron alguna vez inofensivos resfriados aliviados, que volvían a aparecer y se volvían a aliviar una y otra vez; cada vez traían consigo un mayor enervamiento constitucional y una mayor tolerancia constitucional para el envenenamiento por toxinas.

La toxemia se encuentra en el origen de múltiples enfermedades.

Todas las denominadas enfermedades son complejos sintomáticos agravados por las repetidas crisis de toxemia. No poseen una existencia independiente.

Tan pronto como se controla la toxemia, desaparecen, a menos que innumerables crisis hayan conseguido dañar el órgano…” *

*cita del libro, “La explicación de la toxemia”, de John H. Tilden.

Toxemia

La toxemia y sus orígenes

Principales orígenes endógenos de la toxemia: 

Principales vías exógenas de la toxemia:

Existe también una toxemia de origen mental y emocional debido a:

Todos estos estados anteriores generan un cúmulo de tóxicos de desecho que se van depositando dentro del organismo.

El cuerpo humano, cuando funciona fisiológicamente, tiene capacidad suficiente para poder eliminar la toxemia que acumula.

Si disponemos de la energía vital necesaria, nuestros órganos de eliminación podrán eliminar la toxemia a medida que se va produciendo.

Se evita así que la toxemia se acumule en grandes cantidades.

El problema surge cuando la energía vital de que disponemos no es suficiente para desencadenar los procesos de eliminación y regeneración precisos. 

Esto genera un estado de agotamiento y enervación del organismo, propio del comienzo de cualquier enfermedad.

Un organismo vivo siempre va a tender a preservar la vida

¿Has notado alguna vez que el cuerpo humano tiene una capacidad de tolerancia increíble?

De hecho, muchas veces nos sorprendemos de lo mucho que aguantamos una situación que a priori creíamos que no podríamos con ella. 

Esto se aplica también a la toxemia. Somos capaces de tolerar un nivel muy alto de ella con el único fin de sobrevivir.

Pero, por desgracia, tolerar no significa que estemos adaptados.

Recuerda que un organismo vivo siempre va a tender a preservar la vida, aún a costa de resentir la salud. 

El cuerpo almacena tóxicos, pudiendo convivir con ellos en un estado de morbilidad, agotamiento y enervamiento por años.

Un factor clave en todo esto, es la energía vital, ya que su ausencia o presencia determinará nuestro estado de salud global.

Una falta de energía vital no nos permite desencadenar síntomas y malinterpretamos esta ausencia de síntomas o malestares, como el estado normal de nuestro organismo.

Pero este “estado normal” está alejado de la salud real. 

El cansancio es un ejemplo claro. Muchas veces asumimos que “somos unos desganados”, porque nos sentimos sin energía, nos encontramos agotados y sin ganas.

Pero en cuanto comenzamos a realizar pequeños cambios en nuestra alimentación y nuestro estilo de vida, notamos cómo ese cansancio se empieza a transformar. 

Incluso muchas veces esta transformación viene acompañada de algunos síntomas molestos, que no éramos capaces de manifestar porque no disponíamos de la energía suficiente. 

La energía vital, por tanto, está en la base de todos los procesos que se dan en nuestro organismo. 

Resultará necesario, entonces, crear las condiciones adecuadas para que pueda manifestarse. 

En el artículo de la semana que viene, seguiremos ampliando sobre este tema.

Te ayudamos a ayudarte. Allí donde estés

Fotos: Kaboompics .com y JESHOOTS.com en Pexels.

SI ESTE ARTICULO TE PARECE INTERESANTE TE AGRADECEMOS QUE COMPARTAS

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest
FACEBOOK

La salud tiene un orden. Descubre el camino correcto para potenciarla.

Método propio

ASESORÍA DE SALUD INTEGRATIVA.

Rellena el formulario y pide tu sesión de valoración gratuita.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad