Los hábitos están relacionados con nuestro diálogo interior

Los hábitos

Los hábitos reflejan nuestra realidad

Los hábitos son pequeñas acciones que repetimos diariamente hasta que se convierten en nuestro patrón de conducta.

Los interiorizamos y nos salen de forma inconsciente, por lo que ya no nos suponen un esfuerzo, llegando a  formar parte de nosotros.

Es importante tener presente que existen hábitos saludables y también hábitos que no lo son tanto. 

Pero que en cualquier caso, la realización de ellos a diario, hace que los sintamos como “algo que es así”, sin cuestionarlos la mayoría de las veces.  

Cuando nos marcarnos objetivos, metas o propósitos, es necesario enfocar la energía en lo que SÍ queremos integrar en nuestra vida.

Es decir, en vez de decirnos «no quiero seguir picando entre horas», es mejor decirnos «quiero respetar los horarios de las comidas» si queremos alcanzar nuestro objetivo. 

Si nos lo planteamos como “no quiero esto o lo otro”, nos sentiremos atraídos por esa prohibición y nuestras acciones irán en su búsqueda. 

¿Qué es lo que Sí quieres? Te proponemos definir qué es lo que realmente quieres, e ir condicionando al cerebro para que te oriente en su búsqueda.

Si no deseas volver a pasar por alguna situación o persona concreta, pregúntate qué quieres y empieza a dar pasos para conseguirlo.

Focalizarnos en lo que Sí queremos hará que el cerebro nos mande acciones para poder conseguirlo.

Aprende a hablarte para conseguir tus objetivos

En vez de decirte «no voy a volver con mi ex», mejor exprésalo de forma que te motive a hacerlo: «elijo estar con alguien que me respete, me cuide y me aporte en todos los sentidos que son importantes para mi».

No te marques prohibiciones con la comida, «no voy a comer carne ni lácteos», en su lugar, puedes decirte, «elijo comer alimentos que me nutran y que proporcionen energía a mi día a día».

Para hacer que nuestro cerebro nos mande acciones en pro de ese objetivo, es importante que nuestro lenguaje sea en positivo.

Las prohibiciones siempre nos atraen. A nuestro cerebro también.

Además, a nadie le gusta perder y a nuestro inconsciente tampoco. Por lo que si fijamos nuestras metas en negativo, nos estaremos obligando a perder algo sin darnos cuenta.

Esto derivará en que probablemente actuemos de forma que al final, no consigamos aquello que queríamos y nos sintamos frustrados.

Es un mecanismo de protección interno.

Mantener una actitud abierta a las posibilidades, permitiendo que la vida fluya y cometer errores para aprender de los mismos, es lo que en realidad hará que podamos perseguir y alcanzar nuestras metas.

Te ayudamos a ayudarte. Allí donde estés.

SI ESTE ARTICULO TE PARECE INTERESANTE TE AGRADECEMOS QUE COMPARTAS

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest
FACEBOOK

La salud tiene un orden. Descubre el camino correcto para potenciarla.

Método propio

ASESORÍA DE SALUD INTEGRATIVA.

Rellena el formulario y pide tu sesión de valoración gratuita.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad