Nutrición y emociones: ¿Para qué comemos?

Nutrición y emociones

Nutrición y emociones: cuestionando nuestras creencias

Nutrición y emociones son dos conceptos que están íntimamente relacionados. Comemos para nutrirnos, para obtener energía y poder afrontar nuestro día a día. 

¿Pero estos son los únicos motivos?

Alguna vez te has parado a pensar si ese bocado que estás comiendo en realidad lo pide tu cuerpo porque necesita nutrientes o son otros los motivos que te llevan a comer. 

Muchas veces nos vemos envueltos en una serie de rutinas que repetimos a diario sin cuestionar. Las aceptamos y las hacemos parte de nuestras vidas como algo inamovible. 

Es algo que es así, simplemente porque siempre fue así.

Hoy queremos proponerte comenzar a cuestionar aquellos patrones de conducta automatizados y empezar a buscar nuestro propio comportamiento, acorde con nuestro sentir interno, aquél que nos moviliza y nos da sentido.

Para ello, uno de los primeros pasos es comenzar a identificar las señales verdaderas que nos manda nuestro organismo. 

Así, en vez de vivir con un piloto automático y repetir continuamente patrones de conducta que terminan robándose nuestra energía vital, comenzamos a ser más conscientes de aquello que verdaderamente queremos y necesitamos. 

Tomar consciencia nos permite actuar en consecuencia.

¿Para qué comes? ¿Te lo has preguntado alguna vez? ¿De qué tienes hambre?

La comida se ha transformado en nuestra mejor amiga. Nos acompaña desde pequeños, y no nos abandona.

Aprendimos que podemos recurrir a la comida si nos sentimos desconsolados y encontrar así un alivio momentáneo.

Pero este alivio momentáneo no nos soluciona el problema. Aunque en realidad, nos está invitando a zambullirnos en él.

Nutrición y emociones

Identificando el hambre real

¿Cómo identificar si como por comer o porque mi cuerpo realmente lo necesita?

Te dejamos algunos tips a los que puedes recurrir para comenzar a identificar si ese hambre que sientes es en verdad un hambre física:

Como toda función fisiológica, el hambre real no cesa hasta que es saciado y por tanto, no necesita saciarse ¡Ya!.

El hambre real es una sensación agradable y va en aumento hasta que es saciada. No aparece de forma intermitente. 

Si tu cuerpo siente hambre real, se saciará con una manzana o con cualquier fruta o alimento integral y, además, no necesitará demasiada cantidad.

Cuestionando nuestras conductas para una nutrición y emociones sanas

Una de las conductas que no solemos cuestionar es la de que es preciso tener el “estómago lleno”.

Normalmente persiste en nosotros esa sensación de querer tener el estómago lleno, ya que de otra manera, tenemos la idea de “no haber comido lo suficiente” y pensamos que tendremos hambre. 

Y entonces, comemos hasta sentir que el estómago se llena. Pero tener el estómago lleno a todas horas no es natural. Ni beneficioso. 

Si tu cuerpo hace tiempo que viene dándote falsas señales de hambre, te está invitando  a replantearte patrones de conducta que te han acompañado toda la vida.

Estos patrones de conducta forman parte de un sistema de creencias en el que estamos inmersos y las aceptamos como verdades absolutas.

La comida vino para quedarse, acompañarnos y “calmarnos” desde pequeños. Y la hemos integrado en nuestra vida como nuestra mejor amiga.

No se cuestiona el papel de los alimentos en la sociedad en la que vivimos.

Y sí, estamos de acuerdo, la comida forma parte de nosotros. Pero resulta necesario darle el lugar que realmente ocupa para que no termine ocupando nuestro propio espacio. 

El proceso de cambiar hábitos y conductas no es sencillo. 

Requiere que dejemos de identificarnos con lo que hemos hecho pequeños sin cuestionar y nos permitamos dudar del paradigma en el que vivimos, conectando así  con nuestra esencia.

Permítenos acompañarte en este proceso y conecta con tu verdadera nutrición y emociones

A través de nuestro acompañamiento, te ayudamos a identificar las señales verdaderas que emite tu cuerpo.

Te guiamos de forma natural para que escuches y sientas cuándo tienes realmente hambre y cuándo el cuerpo obedece a otras cuestiones.

Factores como patrones de conducta guiados por la ansiedad, la costumbre, el estrés o la cultura, son los que te ayudamos a gestionar. 

Así mismo, te brindamos las herramientas necesarias para que seas tú el que aprenda a autogestionar cada situación que aparezca en tu día a día.

Nuestro objetivo es ayudarte a que puedas mantener una relación sana con la comida.

Se trata de encontrar la forma de “llenarte de vida para no necesitar llenarte de comida”, como diría el Dr. Karmelo Bizcarra.

Puedes concretar una cita con nosotros sin compromiso, haciendo click en este enlace.  

Te ayudamos a ayudarte. Allí donde estés


Fotos: Gerd Altmann en Pixabay y fauxels en Pexels

SI ESTE ARTICULO TE PARECE INTERESANTE TE AGRADECEMOS QUE COMPARTAS

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest
FACEBOOK

La salud tiene un orden. Descubre el camino correcto para potenciarla.

Método propio

ASESORÍA DE SALUD INTEGRATIVA.

Rellena el formulario y pide tu sesión de valoración gratuita.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad